La agricultura protegida

Es aquella en la que los cultivos se encuentran resguardados bajo estructuras de protección sobre los efectos naturales del ambiente.

 El objetivo es minimizar las inclemencias del clima, plagas y mantener un control que permita la eficiencia y rendimiento de los cultivos.
Es decir, obtener productos de mejor calidad, prevenir pérdidas y generar aumento en la producción.

Las principales estructuras que se utilizan son:

  1. Invernaderos.
    La producción de hortalizas bajo invernadero se basa en el control del ambiente para proveer las mejores condiciones a la planta para su máximo rendimiento. La cubierta superior es de plástico o vidrio e impide el paso total del agua y aire, y la radiación de manera moderada, y los laterales cuentan con cubierta de malla y una de plástico plegable para abrir a manera de ventanas.
  2. Macrotúnel.
    Es una estructura económica y muy sencilla, que permite cubrir grandes superficies de cultivo cuando no se precisa controlar en exceso las condiciones interiores del invernadero. Permite cubrir con plástico y malla
  3. Casas sombra.
    La casa sombra, con sus diferentes variantes, se utiliza principalmente para disminuir las quemaduras por el sol en frutos y para proteger a los cultivos de las plagas. La cubierta superior y lateral de la casa sombra está fabricada con mallas que dejan pasar el agua de manera irrestricta y el aire y sol de manera reducida.